Trump y la comunidad LGBTIQ+

Trump y la comunidad LGBTIQ+

A pesar de los intentos de hacer creer que el Presidente Donald Trump fue agresivo y discriminador hacia la comunidad LGBTIQ+. La realidad es que como empresario antes y, luego, durante su período presidencial. Trump no ha sido nunca reticente en su apoyo a quienes respaldan los derechos LGBTIQ+. De hecho, Trump se convirtió en el primer candidato del  Partido Republicano en mencionar los derechos de los homosexuales en su discurso de aceptación de su nominación.

El Partido Republicano tiene una historia con la comunidad LGBTIQ+,  que comenzó desde la década de los años 1970, cuando comenzaron a formar organizaciones llamadas Lincoln Clubs y Log Cabin Clubs opuestas a las iniciativas de votación anti-gay que surgían en todo el país.

Especialmente en California, candidatos como George Deukmejian, gobernador electo en 1982, y Roger Hedgecock, quien ganó la carrera por la alcaldía de San Diego un año después, incluyerona  miembros de la comunidad gay como parte de sus coaliciones ganadoras. Hedgecock se acercó especialmente a la comunidad. Incluso, el eslogan de su campaña, “Alcalde para todos los habitantes de San Diego”, sugería una política tolerante aun en una ciudad conservadora.

Hedgecock, en San Diego, también atrajo a propietarios de viviendas LGBTIQ+,  de clase media preocupados por el sobre-desarrollo de la ciudad.  A fines de la década de 1980, el senador republicano Pete Wilson se reunió con líderes LGBTIQ+,  y apoyó sus derechos, incluidas las ordenanzas contra la discriminación y una mayor protección para las personas con VIH / SIDA.

Otro ejemplo es Rudolph W. Giuliani, quien se convirtió en el primer alcalde republicano de la ciudad de Nueva York en casi tres décadas después de hablar en contra de la violencia anti- LGBTIQ+,  y expresar su apoyo a la enseñanza de la tolerancia a la diversidad sexual en las escuelas públicas de la ciudad. En el Senado. Lincoln Chafee de Rhode Island y Olympia Snowe y Susan Collins de Maine, brindaron un sólido apoyo para la mayoría de los derechos LGBTIQ+,.

Por su parte, Donald Trump apoyó la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. Además, en febrero de 2019, su administración lanzó una campaña para combatir la criminalización de la homosexualidad en todo el mundo. Liderando el esfuerzo, la cara de esta iniciativa global, fue Richard Grenell. Embajador de Estados Unidos en Alemania y un hombre gay conservador nombrado por el Presidente Trump. Al año siguiente. Grenell fue nombrado Director de Inteligencia Nacional, siendo el primer miembro abiertamente gay con un  cargo de esa jerarquía.

Esta iniciativa buscaba presionar a los 70 países que hoy en día aún incluyen la homosexualidad como delito en sus códigos penales. La idea también incidió en la descriminalización, más que en otros aspectos como el matrimonio gay. Que en países en los que se puede ser condenado a cárcel o incluso a muerte por ser homosexual son secundarios.

En junio 2020, durante la administración del Presidente Trump y con el voto de jueces republicanos. La Corte Suprema de Estados Unidos concedió a los empleados homosexuales y transexuales. El beneficio de los mecanismos de lucha contra las discriminaciones en el lugar de trabajo.

  Estos son hechos reales que hablan de la postura de Donald Trump y el Partido Republicano hacia la comunidad LGBTIQ+… Lo demás son fake news.

COMPARTELO

Leave a Reply

Your email address will not be published.