Jorge Martínez: un hombre y su historia

Jorge Martínez: un hombre y su historia

El actor argentino conversa en exclusiva con Tiempo de Vivir

Jorge Martínez es uno de los actores de cine, teatro y televisión que trascendió con  mucho las fronteras de su país, Argentina, para convertirse en ídolo de muchos en el mundo. Italia, estados Unidos, México y toda Latinoamérica le han visto y admirado en producciones como “La extraña dama” o “El extraño retorno de Diana Salazar”. En exclusiva, Martínez regaló a Tiempo de Vivir Magazine —TDVmag.net— un espacio de su agenda y su tiempo, para reflexionar sobre una carrera que ya alcanza los cincuenta años  

TDV: ¿Cuándo decidió que quería ser actor?

“Lo decidí cuando dejé el tenis, dejé de estudiar Arquitectura, porque estaba en cuarto año de la carrera, pero no podía con tanto: el tenis, la televisión, los estudios… Ahí me jugué la vida por  la actuación y empecé a mirar la profesión desde otro punto de vista, ya con un manager, una persona que me encaminara a buen puerto como lo fue Palito Ortega, en Miami. Me fui con él a que me representara y manejara todos mis intereses. Él es un ícono para mí y una persona muy importante. Un ser humano bueno, honesto, inspirador”.

TDV: Rememorando su carrera, ¿qué destacaría como lo más importante?

“Lo más importante fue debutar en el mismo año en cine, con “Pájaro Loco”, junto a Luis Sandrini; uno de los actores más populares de Argentina. También debuté con “40 quilates”, junto a Mirtha Legrand en teatro y terminé haciendo  “Cuatro Hombres para Eva”, en televisión. Esos tres momentos fueron importantes porque marcaron mi debut en los medios, de manera casi simultánea. Luego está haber trabajado en “La Extraña Dama”, junto a Lucía Méndez… Habría mucho para hablar, pero ahora me viene a la mente esos”.

TDV: ¿Qué significó debutar junto a Sandrini?

“Trabajar con Luis Sandrini, en 1971, fue excepcional. Recuerdo que, cuando tuve que hacer la primera escena con él, me temblaba desde los pies hasta el pelo de la cabeza. Recuerdo que estaba emocionado. Imponía un respeto porque la mayoría de sus personajes eran muy parecidos, él le ponía algo que sólo el lograba. Solo mirarle a los ojos, cuando estábamos juntos en una escena, te imponía un respeto increíble. Para mí fue muy importante en mi carrera.

¿Ha experimentado tener ese mismo efecto sobre los actores debutantes?

Sí… Lo he vivido. En Italia, por ejemplo, fui un suceso importante con “Extraña Dama” y, aún hoy tengo un Club de Fans bárbaro. Recuerdo que algunos de los chicos que grabaron conmigo parte de la novela en Italia, dejaban notar ese nerviosismo. Por eso les hablaba primero, para tranquilizarles, repasábamos la letra tranquilos y relajados y, luego, hacíamos la grabación. Me acuerdo que los restaurantes no habrían hasta las 8 de la noche, porque entre 7 y 8, el horario de la novela, ¡no había una sola persona en la calle! Llegamos a 45 puntos de audiencia, que es un número impresionante. No podía ni andar solo de cuanto me reconocían.

TDV: Tienes un medio preferido entre cine, teatro y televisión?

No tengo un medio preferido. Lo que me importa es el texto, el guión, la narrativa. Ahí decido qué se dice y el porqué. La letra, quién la escribe, el personaje que voy a hacer. Para mí los tres medios son iguales. Lo que me hace decidir es el texto y el personaje.

TDV: Hablando de personajes, ¿qué nos comentaría sobre el que interpretó en “Despedida de Soltero: cinco gays.com”?

Yo le agradezco a todos los personajes que he hecho. Eso significa distintos temas, distintos contextos y siempre he pretendido abarcar lo más posible. Lo mismo comedia, drama o suspenso. Esa fue una comedia con cinco personajes y me dio mucha satisfacción el mío. Fue un personaje muy querido.

TDV: ¿Qué ha significado para su carrera una ciudad como Miami?

Miami significa mucho. Tengo amigos excepcionales que mantengo hoy día desde cuando vivía allá. Estoy hablando de la Dra. Maribel Santa Cruz, de Miguel de Marciani, dueño de “El Rincón Argentino”; Papo, mi viejo querido que fue como un padre; Saúl Isazo, los tenistas con los que jugué. Yo viví en Miami 8 años. No fue solo grabar una telenovela e irme. Allí ideé “Formalmente Informal”, un importante show para una cadena televisiva, hice unas cinco telenovelas. Recuerdo a Betty Pino, que fue quien hizo el contacte para que yo fuera a trabajar a México. Miami fue mi segunda casa.

TDV: El mundo digital, la pandemia son realidades que han cambiado al mundo. ¿Cómo han sido para usted?

El universo digital y las redes sociales han sido impresionante. Todo eso tiene un empuje extraordinario como medio. Aunque en mi caso no lo practico mucho, ni siquiera uso computadora hasta el extremo de haberle regalado la última que tuve a mi nieto, pero entiendo la fuerza de los medios digitales.

La pandemia ha detenido todo. Específicamente en la actuación, se gestan proyectos, pero solo se producen cosas muy pequeñas. Espero que cuando todo pase, vuelvan las producciones.

TDV: ¿En qué está concentrado en este momento?

Ahora, estoy escribiendo mi autobiografía. Este año cumplo 50 años en la actuación Es mucho tiempo y resulta duro para la mente y el cuerpo levantarse temprano para una grabación por diez horas y, luego, estudiar la letra para el día siguiente… Estoy pensando en retirarme y dedicarme a terminar mi novela autobiográfica.

Ya tengo nueve horas de audio listas para transcribir ahora en enero. Son los pasajes de mi infancia y mi primera juventud. Tengo que decidir dónde empiezo la narrativa, acomodar las letras. definir si empiezo ahora y lo sigo en retrospectiva o voy en línea directa del nacimiento en adelante. Ando definiendo esas cosas para el libro, que se va a llamar León, título que parte de una publicidad que hice y que me dio mucha satisfacción en un momento de mi vida.

TDV: ¿Se convertiría ese libro en una serie televisiva?

No creo que se convierta en una serie. No me considero tan importante. Solo espero tener algo que decir y que la gente lo reciba con gusto.  

COMPARTELO

Leave a Reply

Your email address will not be published.