Hunter Biden: un perfil reprobable

Hunter Biden: un perfil reprobable

¿Qué ha pasado con Hunter Biden, el hijo del mandatario actual de la Casa Blanca? La noticia más reciente es la publicación de un libro, “Cosas bonitas”, en el que justifica los torcidos entramados de su personalidad, atribuyéndolos a la muerte de su hermano ya temas por los que han pasado muchos hombres de su edad, 51 años , con vidas más complicadas, esforzadas y llenas de carencias, y que no les han convertido en personas que violan la ley ni la decencia social.

Hunter, el segundo hijo de Biden nació en Wilmington, Delaware. Hagamos memoria sobre sus “méritos”. El Sr. Hunter, hijo, ha tenido que reconocer públicamente en más de una ocasión sus adicciones al alcohol ya las drogas, además de su relación con la viuda de su hermano mayor. También debemos olvidar que cuando el ex Presidente, Donald Trump, dijo que Joe Biden debería ser investigado por los negocios que mantuvo su hijo con China durante la era Obama, el siempre desacertado y prepotente Hunter le envió un mensaje al entonces mandatario en el artículo: “Jódete, señor presidente”.

También hay que mantener en la memoria que el propio Joe Biden logró la destitución de un fiscal ucraniano, justamente para proteger una empresa de gas investigada por corrupción, en la que su hijo Hunter era miembro de la junta directiva. La investigación a Hunter puso de relieve sus violaciones criminales a las leyes fiscales. Para quienes tuvieran dudas, la computadora de Hunter Biden, que había sido dejada en una tienda de reparación de Delaware, mostró información potencialmente incriminatoria.

Los contratos del hijo de Biden con empresas extranjeras, ucranianas y chinas son un claro indicio del nepotismo y abuso de poder de su padre, cuando era vicepresidente. La petrolera ucraniana Burisma le pagaba 50.000 dólares al mes solo por sentarse en su consejo de administración. Eso es mucho más que el salario de gran parte de la población honesta y trabajadora de Estados Unidos.

Pero vayamos al presente. Además de hablar de sus “Cosas Bonitas” en el libro, el hijo de Joe Biden, sin ninguna trayectoria ni experiencia en el mundo del arte, pondrá a la venta sus pinturas en una galería de Nueva York con precios que oscilarán entre los 75.000 y los 500.000 dólares. Ahora es “art dealer” y, con tales precios, ¿no está utilizando otra vez las influencias de papá? Obviamente, Hunter está capitalizando el hecho de ser el hijo de un presidente y quiere que la gente le dé mucho dinero … mientras papá y la familia lo permiten.

En contraste, estos son los hijos de Donald Trump: Donald John Trump Jr., el primogénito, es un empresario, economista y personalidad televisiva, y parte de la Junta Directiva de la empresa familiar que encabeza su padre. Ivana Marie «Ivanka» Trump es empresaria, modelo y diseñadora, y funge como vicepresidente de Desarrollo y Adquisiciones Inmobiliarias de la Organización Trump. Eric, el tercer hijo del ex Presidente, trabaja como vicepresidente ejecutivo de Desarrollo y Adquisiciones en la Organización Trump. Además, en 2006, se creó La Fundación Eric Trump ( The Eric Trump Foundation) que se encarga de recaudar fondos para el Hospital de Investigación Infantil San Judas. Tiffany, la hija más joven, estudió leyes en la Georgetown University y trabaja como modelo. Por último, Barron, el adolescente de 15 años, estudia en la escuela preparatoria.

Definitivamente el único que hizo su trabajo como el presidente de los Estados Unidos es Donald Trump. El cual ayudó a la economía de nuestro país y a todos sus ciudadanos, no como el “presidente” actual Joe Biden que solo a destruido todo el progreso que trump había hecho.

COMPARTELO

Leave a Reply

Your email address will not be published.