El desastre de Kabul debe hacer renunciar a Joe Biden.

El desastre de Kabul debe hacer renunciar a Joe Biden.

Hasta el momento, el número de miembros del ejército estadounidense muertos en el ataque a Abbey Gate, en Kabul, se contabiliza en 13, más 18 heridos. Las víctimas se produjeron durante dos ataques suicidas en el aeropuerto de Kabul, ejecutados por militantes del grupo yihadista Estado Islámico (EI). También han muerto o están heridos numerosos civiles afganos y las pérdidas totales continúan contabilizándose.

El hecho se produjo cuando dos atacantes suicidas detonaron explosivos y varios hombres armados de EI abrieron fuego contra civiles y fuerzas militares, todo luego de la mal orientada y planificada retirada estadounidense de Afganistán por la administración de Joe Biden, que ha sido culpable del ascenso del Talibán al poder.

Medios de prensa describen cómo una de las bombas estalló justo al centro de un grupo de personas que estaban paradas en medio de charco de agua fétida bajo un intenso calor. Eran personas que esperaban abordar aviones para salir de Afganistán. Las explosiones del ayer ocurrieron mientras miles de personas se han aglomerado en las afueras del aeropuerto de Kabul, que ha sido escenario de algunas de las imágenes más dramáticas de la caótica retirada estadounidense y el súbito ascenso del Talibán al poder. 

Para empeorar las cosas y hacer más evidente la incapacidad de la administración Biden para dirigir el proceso, se ha demostrado que había indicios del peligro de esos ataques antes que sucedieran. Por ejemplo, el ministro británico de las fuerzas armadas James Heappey había declarado el mismo jueves a la BBC que hay “reportes muy, muy creíbles de un ataque inminente” en el aeropuerto, posiblemente “en las próximas horas”. Por otra parte, el primer ministro belga Alexander De Croo indicó que su país había recibido partes de Estados Unidos y otras capitales sobre “la amenaza de ataques suicidas contra concentraciones de personas”.

Incluso, tarde la noche del miércoles, la embajada estadounidense había advertido a sus ciudadanos en Afganistán que se mantuvieran alejados de tres entradas del aeropuerto debido a una amenaza. Australia, Gran Bretaña y Nueva Zelanda también advirtieron a sus ciudadanos de no ir al aeropuerto. Hay “una amenaza muy creíble de un ataque terrorista”, había indicado el ministro de exteriores australiano.

Suceden cosas terribles cuando a los terroristas se les permite operar libremente. Este ataque asesino ofrece el recordatorio más claro posible de que los terroristas no dejarán de luchar contra Estados Unidos solo porque nuestros políticos, como Joe Biden, sean negligentes en la guerra contra ellos. Por este descalabro, más otras realidades como el desastre económico en Estados Unidos y la manera en que ha escalado la crisis de los inmigrantes en la frontera sur, son muchas voces las que ya están pidiendo la renuncia de Joe Biden y su Partido Demócrata.

COMPARTELO

Leave a Reply

Your email address will not be published.