Ansiedad: la otra pandemia

Ansiedad: la otra pandemia

Qué es, cómo identificarla ycómo combatirla.

La ansiedad es la enfermedad más amenazadora del siglo XXI. Nos invade a todos de una u otra forma, ya sea en ese agobiante pensar que te embarga cuando algo te produce incertidumbre o en aquella ligera taquicardia que se produce cuando estás a punto de presentar aquel proyecto en el que tanto has trabajado. Sí, lo más probable es que la hayas experimentado más de una vez en tu vida; tal vez la hayas identificado al instante o tal vez no.

¿Qué es la ansiedad? En pocas palabras, es un sentimiento de aprehensión a un evento que está por suceder. Es anticipar al futuro pero con escenarios hipotéticos que resultan aterradores. Es decir, la ansiedad es ese sentimiento fatalista que te hace creer que aquella presentación en la que tanto has trabajado va a salir mal y todos dudarán de tus capacidades. Aquellas ideas que se producen en tu mente, pueden tener reacciones físicas como un aumento en tu ritmo cardiaco, pérdida de concentración, insomnio, cambios de humor y, eventualmente, depresión.

Podemos resumir a la ansiedad como una respuesta emocional a un “peligro” percibido –aunque este no necesariamente sea real. Y no, no hablamos de un riesgo que implique condicionar tu vida, hablamos de acciones tan sencillas como pasar mucho tiempo en el tráfico, encontrarte ante una bandeja de entrada llena de correos sin leer, perder tus llaves por la mañana, olvidar tu teléfono en casa o terminar una relación sentimental.

¿La buena noticia? Muchos y muchas se han sentido igual que tú alguna vez en la vida y tiene solución. Puedes empezar con estos consejos…

1.  Medita: si tu ritmo cardiaco se ha acelerado, la meditación es una increíble herramienta para recuperarlo. Puede ser un ejercicio tan sencillo como inhalar y exhalar profundamente 5 veces.

2.  Escucha música: darle a tu mente esa sensación de relajación y un efecto calmante.

3.  Encuentra un hobby: una actividad de ocio puede funcionar como un ‘aliado mental’.

4.  La técnica de los cinco sentidos: Nombra cinco cosas que puedas ver, cuatro que puedas sentir, tres que puedas escuchar, dos que puedas oler y una que puedas probar.

5.  Camina: nada mejor para recuperar un poco de perspectiva que salir del ambiente en el que te encuentras. Levántate, sal al aire fresco y tu mente lo agradecerá.

COMPARTELO

Leave a Reply

Your email address will not be published.